Breve reseña sobre Xiomara Castro, presidenta de Honduras

Breve reseña sobre Xiomara Castro, presidenta de Honduras

Disfruta de esta breve reseña sobre Xiomara Castro, presidenta de Honduras; mujer emprendedora nacida en la ciudad de Tegucigalpa y que se ha destacado como política hondureña de impecable trayectoria. Descubre interesantes aspectos de su vida que le han llevado a regir el destino de esta nación del centro del istmo centroamericano.

Biografía de Xiomara Castro, actual presidenta de Honduras

Su nombre completo es Iris Xiomara Castro Sarmiento pero es popularmente conocida como Xiomara Castro de Zelaya; nació en la capital de Honduras, Tegucigalpa el 30 de septiembre del año de 1959 como parte de una familia compuesta por 5 hijos.

Sus padres son Irene Castro Reyes y Olga Doris Sarmiento Montoya, mientras que su esposo es José Manuel Zelaya Rosales; conocido cariñosamente como Mel Zelaya, político hondureño que tuvo el privilegio de ser el séptimo presidente de esta nación.

El matrimonio Zelaya Castro cuenta con 5 hijos identificados como Zoe, Héctor Manuel, Xiomara, Hortensia y José Manuel Zelaya Castro.

El lema de esta presidenta de Honduras es “Vamos a construir una verdadera democracia” objetivo para el cual se encuentra preparada gracias a su amplia carrera política, destacándose entre otras cosas al organizar la rama femenina del Partido Liberal en Catacamas durante la campaña a favor de la candidatura de su esposo.

Xiomara Castro se mantuvo al frente del puesto de primera dama hasta el 28 de junio de 2009, luego de que su esposo fuese derrocado debido a un golpe de estado con su consecuente expulsión del país.

Antes de este acontecimiento fue la encargada de la dirección de la Junta Nacional de Bienestar Social y representó a todas las mujeres de su país en convenciones y asambleas realizadas en diferentes lugares del continente americano.

Promovió también el 7 de julio de 2009 una marcha en la ciudad de Tegucigalpa; para exigir la restauración en el poder de su esposo y representó en su nombre el Frente Nacional de Resistencia Popular.

Presentó su candidatura a las elecciones presidenciales como miembro del Partido Libertad y Refundación durante el año 2016, siendo la segunda vez que presentaba su precandidatura, luego de que en la primera del año 2013 fuera derrotada por Juan Orlando Hernández.

En esta segunda ocasión participó en las elecciones internas de marzo del 2017 y se impuso con el 86,9% de los votos sobre los candidatos Rasel Tomé y Nelson Ávila; pero cedió su candidatura.

Honduran presidential candidate for the Libertad y Refundacion (LIBRE) party, Xiomara Castro, speaks at the party’s headquarters after general elections in Tegucigalpa, on November 28, 2021. – Opposition candidate Xiomara Castro took a commanding lead over the ruling party candidate Nasry Asfura in preliminary results announced following Sunday’s presidential election. With 16 percent of the vote count completed, former first lady Castro had almost 53.5 percent of the vote with the National Party’s Asfura a distant second out of 13 candidates on 34 percent. (Photo by Luis ACOSTA / AFP)

Se conformó con ser parte de la Alianza de Oposición contra la Dictadura como medida para buscar una salida a los conflictos entre el partido LIBRE y el Partidos Innovación y Unidad.

Durante el 25 de enero del año 2020 lanzó por tercera vez su postulación oficial como candidata a la presidencia de Honduras, venciendo durante las elecciones internas realizadas en marzo del 2021 a todos sus opositores, representados en esta ocasión por Wilfredo Méndez, Carlos Eduardo Reina y Nelson Ávila.

Xiomara Castro llegó así a las elecciones presidenciales de Honduras con el 79,1% de los votos contabilizados; con lo cual participaría el 28 de noviembre de 2021 en los comicios donde resultaría electo quien dirigiría en los años siguientes el destino de los hondureños.

En esta ocasión tuvo como principal contrincante a Nasry Asfura, candidato por el Partido Nacional que venía de haber desempeñado dos mandatos sucesivos como alcalde de la ciudad de Tegucigalpa.

Castro como candidata izquierdista mantuvo su amplia ventaja en los comicios y salió triunfante en estas elecciones logrando un 58% de todos los votos; para asumir la presidencia de Honduras el día 27 de enero de 2022.

Durante el inicio de su jornada que marcó el precedente histórico al ser la primera mujer en este país que alcanza la más alta magistratura manifestó lo siguiente: «12 años de lucha y 12 años de resistencia. Hoy inicia el Gobierno del pueblo» algo ansiado por todos los hondureños.

Situación actual de la economía en Honduras

Situación actual de la economía en Honduras

Las estadísticas indican que la situación actual de la economía en Honduras atraviesa una etapa dentro de la cual se está recuperando, mostrando un crecimiento del 12,5% en 2021 y con amplias expectativas para los años venideros. Descubre todo lo que debes saber de este tema y más.

Importancia de la economía hondureña

Honduras es un país de América Central que cuenta con una superficie territorial de 112.490 Km2, con moderada densidad poblacional y cuyos recursos económicos primordiales son productos agrícolas como el café y aceite de palma, bananas, otras frutas tropicales y textiles.

A su vez, cuenta con ingresos procedentes de actividades como los alimentos procesados, fabricación de aparatos eléctricos, entre otros; lo que le ha ubicado económicamente en la posición 105 del mundo por volumen de PIB.

Todo esto es indicio de que gracias a su economía logra mantener la calidad de vida de sus habitantes, lo que es determinante para elegir este país como destino residencial o sencillamente para disfrutar de su turismo.

Situación actual de la Economía en Honduras

Considerar el PIB per cápita es un buen medio para tener una idea de la situación actual de la economía en Honduras, especialmente al destacar que este índice para el año 2021 fue de 2.379 €; lo que al ser comparado con otros países establece que sus habitantes en líneas generales disponen de un bajo nivel de vida.

Por otro lado, estudios desarrollados en las Naciones Unidas para establecer el Índice de Desarrollo Humano de una nación como esta establecieron que el nivel de vida de los hondureños es de mala calidad.

Pero tambien cierto que elegir Honduras con el fin de establecer un negocio es una idea con grandes expectativas de éxito, precisamente para cubrir aquellos sectores de servicios dentro de los cuales se presenta un déficit.

La economía de Honduras ha sufrido las consecuencias de la corrupción en su sector público pero se encamina a lograr superar todos estos obstáculos para crecer exponencialmente durante los próximos años.

Basados en el análisis arrojado por estudios realizados por parte del Banco Mundial en Honduras, el país sigue contando con potencial para mostrar un rápido crecimiento de su economía.

Aunado a esto posee múltiples fortalezas, como un crecimiento de la tasa anual de su PIB en promedio del 3,1%; además de la implementación de políticas macroeconómicas durante los últimos años, ligadas a su Ley de responsabilidad Fiscal.

Esto le ha permitido alcanzar una de las tasas de crecimiento más alta de América Central, la cual solo es superada por Panamá.

Siguiendo este orden de ideas, es preciso destacar que la situación actual de la Economía en Honduras se ha visto afectada por la incidencia de la pandemia del Covid-19 más dos huracanes de categoría 4; todo lo cual provocó irremediablemente la caída de su PIB durante el 2020 en un 9%.

Honduras es uno de los países más pobres del hemisferio occidental y un gran porcentaje de su población vive en condiciones de pobreza extrema. No obstante, cuenta con los recursos y el potencial para ser una tierra fértil para todos aquellos que deseen impulsar sus negocios dentro de este territorio.

La clave para lograr que la economía de Honduras sea estable está en mejorar la gobernabilidad del país, la calidad de sus instituciones y abordar todos los problemas que están socavando la paz de sus comunidades.

Es prioritaria la prevención de la violencia y la aplicación de la Ley por igual a todos sus ciudadanos tanto políticos como miembros de una pandilla; solo así se podrá afirmar que la situación del país es la ideal para destinar el trabajo de todos los campos y profesiones al crecimiento de su PIB.

La violencia en Honduras

La violencia en Honduras

La violencia en Hondura ha crecido vertiginosamente durante los últimos años. Según reportes de la Policía Nacional, durante el mes de febrero del 2022 se han registrado aproximadamente 234 muertes violentas, una situación preocupante, ya que supera las estadísticas de períodos anteriores y se trata de una situación que amerita ser considerada en detalle como parte del contenido de este artículo.

¿Qué debes saber sobre Honduras?

La República de Honduras es una nación de América Central que cuenta con costas tanto en el mar Caribe como en Océano Pacífico; su capital es Tegucigalpa, además de la ciudad más poblada.

Es un país que tiene como idioma oficial el español, una superficie de 112.492 kilómetros cuadrados y una población total de 9 630 856 hab, con una densidad de 93.2 hab./km².

Su territorio ha atravesado tanto crisis políticas como sociales, dentro de una economía donde sigue siendo importante la agricultura, complementada con otras actividades comerciales como minería, turismos y más.

Su educación es dividida en función de las edades y sus necesidades de aprendizaje, pero en líneas generales es considerado como uno de los países más inseguros del mundo.

La violencia en Honduras

La violencia en Honduras puede ser ocasionada por las precarias condiciones de vida de algunas personas o estar relacionada con la presencia de pandillas; aunque a criterio de Juan Orlando Hernández, expresidente de este país, el 80% de este problema es atribuible al crimen organizado.

Por otro lado, durante declaraciones emitidas en el año 2014 como parte de un artículo del Military Times, el general estadounidense John Kelly indicó que los carteles de las drogas y el nacimiento de gran cantidad de pandillas son los responsables del aumento de la violencia en esta región del mundo.

Examinando de cerca el problema de la violencia en Honduras se ha observado que, por ejemplo, para el año 2015 en este país se registró una tasa de homicidios de 60 muertos por cada 100.000 habitantes; considerada para aquel entonces la más alta a nivel mundial.

Asimismo se determinó que San Pedro Sula, un importante centro económico de Honduras, también era una de las localidades más violentas, seguida por La Ceiba y Tegucigalpa.

También se trata de áreas con mayor presencia de pandillas, siendo ejemplo de ellas Mara Savatrucha y Barrio 18, con gran influencia y prominencia dentro del territorio hondureño.

Por otro lado, los enfrentamientos entre pandillas están afectando la tranquilidad y psiquis de las comunidades, especialmente en aquellas donde abundan los homicidios adjudicados a este tipo de grupos antisociales.

No existen datos oficiales que prueben que realmente la violencia en Honduras sea un problema ocasionado por las pandillas, precisamente por la falta de pruebas fiables, investigaciones e indicadores que lleven rápidamente a la determinación de que un acto de violencia sea cometido por un miembro de este tipo de grupos o solo sea parte de crímenes aislados.

Actualmente se ha indicado que los homicidios en Honduras subieron en un 3,2% durante el primer bimestre de este año; calculándose la media diaria de asesinatos para dicho período en 9,77 por cada 100.000 habitantes. Siendo uno de los meses con mayor violencia enero y registrándose la suma de 351 homicidios de acuerdo con los reportes oficiales.

La culpa de la violencia en Honduras es atribuida en mayor porcentaje al crimen organizado y por otro lado a sus pandillas que son identificadas como “maras” quienes se mantienen en una constante pelea por el dominio de los territorios dentro de los cuales cobran extorsiones y practican menudeo del tráfico de drogas.

Lo antes planteado está contribuyendo al mantenimiento de la violencia en Honduras y el alto índice de impunidad ante este tipo de actos delictivos y la evolución de muchas bandas criminales, lo que ha sido también alertado por la Conferencia Episcopal de Honduras mediante un llamado a las autoridades para que se comprometan seriamente a garantizar la seguridad de todos los hondureños.

Contaminación en las playas de Honduras

Contaminación en las playas de Honduras

La contaminación en las playas de Honduras es un problema que afecta a todos los residentes de esta nación de América Central con costas en el mar Caribe y Océano Pacífico, ocasionando gran cantidad de pérdidas a nivel turístico, promoviendo la proliferación de enfermedades y siendo un foco de contaminación ambiental. Descubre todo lo pertinente al tema como parte de la lectura de este artículo.

Las playas de Honduras como destino turístico

Honduras es un lugar privilegiado del mundo en lo que a playas se refiere, ofreciendo con ellas lo mejor del encanto de América Central y la belleza exótica del mar Caribe.

Los turistas al visitar este país incluyen para su sano esparcimiento playas como West Bay Beach, Tabyana Beach, Playas de Dixon Cove, Cayos Cochinos, Sandy Bay Beach, Palma Real Beach, Playas del Parque Nacional Punta Sal y algunas otras.

En definitiva, las playas hondureñas son visitadas masivamente por los turistas debiado a sus magníficas extensiones de arena blanca, sus aguas cristalinas en color turquesa y los mejores arrecifes de coral del mundo, por lo que pensar en su contaminación es definitivamente algo trágico e inamisible.

Contaminación en las playas de Honduras

Se ha indicado que los habitantes de los municipios de Omoa y Puerto Cortés están experimentando problemas debido a la contaminación de sus playas, con residuos que al parecer provienen de las inmediaciones de Guatemala.

Esta es una situación alarmante manifestada por quienes consideran que no es justo que deban vivir rodeados de la basura de otro país.

Esta noticia recorrió el mundo como medida para crear consciencia sobre la importancia de la conservación ambiental por parte de todas las naciones que hacen vida dentro del planeta.

No es justo que a las orillas del municipio Omoa de Honduras llegara una enorme cantidad de plásticos, botellas, maderas, productos médicos y basura en general que aparte de ser un foco de contaminación, promueve la generación de enfermedades y afea la apariencia natural de estas playas.

Esta basura se ha acumulado sin que sea removida por las entidades a quienes compete en los municipios de Guatemala, recorriendo más de 400 kilómetros de distancia, desplazándose por unos 90 municipios de este país y llegando hasta Honduras.

De hecho, según testimonios de los hondureños afectados el río Motagua es el basurero utilizado por todas las comunidades que recorre a su paso, el cual casualmente nace en Guatemala.

Son muchas las denuncias realizadas con referencia al problema de la contaminación en las playas de Honduras y aunque es oportuno destacar que desde enero a agosto se han recogido aproximadamente 100 toneladas de basura en Guatemala, aún no se logra erradicar por completo esta contaminación.

Por otro lado, los residentes de la localidad de Omoa han advertido que si no se corrige la situación de sus playas, se verán obligados a realizar protestas a nivel de la frontera con Guatemala.

La acumulación de basura en las playas es cuestión de consciencia humana, existen medios adecuados para la disposición de los desechos, por lo que no se admiten razones que justifiquen el hecho de que una persona bote sus desperdicios al mar.

Todos debemos conservar el ambiente y cuidarlo en perfectas condiciones como un legado para nuestras futuras generaciones; por tanto la solución a la contaminación de las playas de Honduras está en manos de los hondureños y de los guatemaltecos.

La presencia de residuos en las playas deteriora su paisaje natural y pone en riesgo la vida de muchas especies marinas; además reduce la afluencia turística en las regiones contaminadas, lo que es un duro golpe para la economía local, dejando sin sustento a muchas familias pobres que sobreviven mediante esta actividad o aquellos pescadores que se lanzan a la mar para poner comida en sus mesas.